EL AGUJERO NEGRO DE CATALUÑA



La señera tradicional del Principado de Cataluña, de “cuatro barras rojas sobre fondo amarillo”, tomada de la bandera de los Reyes de la Corona de Aragón, derivó con el movimiento independentista en bandera barrada y estelada en fondo azul, con la frustrada proclamación de la "República Catalana”, en 1931, por Francesc Maciá.

La radicalización del independentismo catalán ha izado últimamente la “estelada vermella”, sobre fondo amarillo (groga). Pero, en todo caso, la “stella barrada” ha desbarrado. Su emblema, representado por dirigentes políticos desorientados por la corrupción y la ineficacia, ha llevado a la nacionalidad catalana a un abismo insondable de derrota, en el que el ilusorio brillo estelar se ha precipitado en un insondable agujero negro. Y ha dado lugar a un pozo profundo, sin fondo financiero y sin fundamento democrático, que validen la posibilidad de una soberanía de Estado propio, reconocido como tal por el mundo democrático.

Nunca una cultura regional de un país, tradicionalmente respetada en el mundo occidental como genuina, se ha impuesto, por secesión unilateral, en Estado, no contando con el apoyo de una mayoría ciudadana censada en el territorio.

España y Cataluña coinciden en su objetivación histórica como un común referente de la Marca Hispánica, y en su terminalidad fonética, señalada con el raro sufijo “ña”, egregio e inigualable. Si Cataluña pierde torpemente la “ña”, y quiere convertirse en “Catalonia”, su nombre se vulgariza y pierde la Marca. La Marca “España” es la que hace valer, y vender, a Cataluña.

Además, Cataluña y Castilla coinciden no solo etimológicamente, como nombres derivados de “castellum”, topológicamente “tierra de castillos”, sino que sus culturas son coincidentes en el uso de un idioma común universal, el “español”, mundialmente conocido, y merced al cual, y por su uso cultural, son reconocidos universalmente, tanto Cervantes, Lope de Vega, Camilo José Cela, Unamuno, Quevedo, Federico García Lorca…, como Jaime Balmes, Pi y Margall, Josep Pla, Eugenio D’Ors, Vicens Vives, Joan Maragall, Antonio Capmany, Rosa Regás, M. Vázquez Montalbán, J. Marsé…

Una política equivocada, que busque una secesión rompedora, sería la culpable de muchos males para Cataluña y para España. La ruptura golpista dejaría a Cataluña con déficits enormes en financiación, en relaciones internacionales, en mercados, en competiciones deportivas, en comunicaciones de todo tipo, en ediciones mundiales de literatura, cinematográficas, artísticas… Hoy, Cataluña se difunde y se hace propaganda en español.

Desde el abismo de un agujero negro impresionante se perderían muchas posibilidades de asociación que hoy unen a Cataluña con el mundo: políticas, sociolingüísticas, interculturales… Cataluña se quedaría sin euro, sin Empresa y Banca pujantes, sin pasaporte comunitario, sin ayudas de la Unión Europea, sin el reconocimiento de las Naciones Unidas…; sin Champion League, sin Ligas españolas de Futbol, Baloncesto, etc…

¿Se conformará Cataluña con su cava, su butifarra y un Messi devaluado? Esperamos que se imponga el seny, es decir, el sentido común.?

www.másespaña.es


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - White Circle
  • Pinterest - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2017 por Javier García Suárez.