ARRAN, HIJOS DE LA CUP


El ataque, cuchillo en mano, a un Autobús Turístico que hace la Visita a Barcelona, llevado a cabo por el grupo fascista anti-sistema ARRAN, y la concentración del mismo grupo en el Aeropuerto del Prat, aprovechando la huelga de la empresa de seguridad Eulen, haciendo campaña independentista violenta por el referéndum del 1-O, son dos episodios de actualidad significativos de la derrota que el secesionismo catalán radical quiere imprimir rabiosamente al “proceso”, buscando la respuesta “represiva” del Estado.


Arreando, arreando, los cachorros energúmenos de la CUP provocan la desestabilización de la vida ciudadana. Los parlamentarios de la CUP apoyan el “simbolismo” de este género de actividad terrorista –dicen- “para denunciar un modelo turístico depredador en Barcelona”.


Depredar –dice el Diccionario- es “saquear un lugar con violencia y causar destrozos” ¿Quién depreda?


El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, implicados en estos asuntos, como defensores que han de ser de los derechos fundamentales y como árbitros sancionadores, se enfrentan a la necesidad de declaraciones políticas, bien de ruptura de compromisos, bien de acompañar al precipicio a los responsables. En definitiva ha de haber coincidencia u oposición entre “anti-sistemas (CUP y movimientos atlateres) y “nacionalistas”. Pero, si todos van a una, eso será la debacle que hace imposible un acuerdo para el futuro inmediato y para siempre en “otra Cataluña”.


El fracaso secesionista se ve venir, y lo habrá antes del 1-O, y precisamente por la situación de conflicto planteada, que no resuelve sino que disuelve.


El suceso del asalto al Turis-Bus, protagonizado por una horda de mozalbetes arriscados (¡Arrea, macho!), cuchillo en mano, tuvo lugar en las Ramblas de Barcelona. Las Ramblas, en Barcelona, han sido siempre lugar de paseo, de solaz, de amistad, de diversión… Convertirlas en sitio de fechoría va en detrimento del espíritu de Barcelona, que tiene que ser espejo de una “ciudad de encuentro” entre catalanes y forasteros que entran en España por una puerta grande de libertad y de universalidad.


ARRAN y sus secuaces, venidos de las hilaturas filoterroristas de la CUP y de PODEMOS, no podrán acabar con la trama culta y de derecho que siempre fue, y debe seguir siendo, Barcelona, que es portón de un turismo acrisolado y popular.


Esos arrieros incívicos, que “arramplan” turismo y “arrancan” banderines de enganche con la solidaridad y el buen negocio con los otros pueblos que visitan los monumentos de Barcelona y de otras ciudades de Cataluña, divirtiéndose y enriqueciéndonos, no merecen vivir las alegrías y las tareas serias engendradoras de la polis. Con esos arrestos y zarandajos se arrambla, pero no se gana nada.


Arramblar –dice el Diccionario- es “llevarse codiciosamente lo que hay en algún lugar”. Ellos, los que trapaceramente quieren llevarse a los turistas “fuera de Barcelona”, no están capacitados para disfrutar de Las Ramblas.


Ellos son los arrabaleros que arramblan.


Arrabalero –dice el Diccionario-: “individuo que en su forma de hablar, de vestirse o comportarse, demuestra mala educación”. Esos rapaces arriscados no están preparados para la vida ciudadana. Quizás estarían mejor en la Venezuela chavista, “madurando”.

#arran #masespaña #articulosmasespaña #cup #arranhijosdelacup #conflictosbarcelona #nacionalismocomunistaencataluña

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square