March 29, 2020

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

ESPAÑA Y LA UNIDAD DEL ESTADO

 

 

 

Los Reyes que emprendieron la unión territorial y dinástica de la Península ibérica, monarcas de Castilla, con sus feudos y castillos, y de Aragón, con sus marcas y condados, remataron su empresa política con la Unidad del Estado, que hasta hoy se denomina España, y establecieron la sede de su Corte en varias capitales, entre ellos Barcelona donde recibieron al Descubridor de las Américas.

 

La Constitución Española de 1978 conservó en el Escudo de la Corona el lema “Una, Grande y Libre” que, ya el Presidente de la Republica D. Manuel Azaña había proclamado en 1932 (V. La Vanguardia 1 de Octubre, 1932), y, sorprendentemente, omitido en el Escudo de la Corona en 1981.

 

Los nacionalistas secesionistas, queriendo borrar el nombre de España, la Patria de todos, señalan a ésta como “el estado”. Pero la elisión es valdia, porque están aludiendo, sin quererlo, al Estado Español o Nación Española.

 

La Nación-estado que es España, incorporada a Europa y reconocida en el Mundo, que, mediante su Constitución acoge la soberanía del pueblo español, como Estado democrático de Derecho, supera cualquier “nacionalismo” cultural o de “memoria histórica”, una vez que la Unidad conseguida por federación de coronas y pueblos, y refrendada constitucionalmente, por voluntad expresa de las partes, imprime carácter de Estado de derecho al conjunto representado en su Parlamento y Senado.

 

Las Instituciones del Estado que velan por su Integridad, su Política, su Defensa, su Seguridad, su Progreso, su Representación…, establecidas como Parlamento, Ejército, Seguridad Ciudadana, Seguridad Social, Hacienda, Educación, Cultura, Aduana…, garantizan los controles que al Estado español corresponde para conseguir el Orden democrático, la Convivencia social y la Paz internacional.

 

En el caso de la Seguridad ciudadana y la consiguiente Defensa contra el terrorismo, es el estado a quien corresponde, a través del Parlamento, la Audiencia Nacional y el Gobierno ejecutivo, las actividades de dirección, el control y la coordinación para la defensa territorial y la seguridad de los ciudadanos.

 

Y cuando, en representación de todos los españoles, el Jefe del Estado o el Jefe del Gobierno o sus representantes hayan de presidir actos y actuaciones que legalmente les corresponda, su autoridad tiene que ser objeto de la máxima consideración en su dignidad y en su representación. Lo reclama la Unidad de España.

 

Las autoridades que ostentan el poder institucional, haciendo respetar derechos, libertades, iniciativas y colaboraciones, han de reasumir, cuando estén fallidas, por incompetencia o deslealtad, las facultades competenciales que la Constitución les otorga para imponer la Unidad frente a los desatinos independentistas.

 

Ahora, los nacionalistas pretenden la “doble nacionalidad”. Pero la nacionalidad española es única e incompatible. Ahora se entiende que la “plurinacionalidad” quiera usarse para mantener temporalmente-dentro de una “doble nacionalidad permitida”-ventajas a las que no se quiere renunciar con un cambio brusco de nacionalidad, y como salvoconducto para no salir de Europa, salvándose por la puerta de atrás.

Ojala que cunda la idea, frente al terror anti sistema de la CUP y sus aliados secesionistas, de que el “1.O” sea la fecha de convocatoria de una concentración por la Unidad de España y que en ese día haya oleadas de banderas de España en las Ramblas y Avenidas de Barcelona. 

 

Abogamos por la Unidad de España, porque si no es Una, dejará de ser Libre.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos