March 29, 2020

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

DE PRINCIPIO, ESPAÑA

 

 

Son los principios los valores que fundan la democracia y normalizan la vida pública en convivencia y participación.

 

El principio constitucional básico es la soberanía popular. De principio, el pueblo español es el sujeto responsable que constituye España.

 

Ningún partido político, por mayoritario que sea, ostenta la capacidad de representar a la nación de todos, ni puede pronunciarse sobre la soberanía, principio inalienable de la ciudadanía.

 

Es por ello que la gobernabilidad de España, en una situación de emergencia nacional, como es la presente, no debe confiarse exclusivamente a un partido político de signo dado, o coalición de igual signo, sin base popular y representativa suficiente, ni mucho menos la prudencia política respalda la posibilidad de apoyos necesarios de aprobación de leyes de parte de formaciones cuya ideología y práctica sea la separación, unilateral y fraudulenta, de la nación española.

 

En manos de los actuales ganadores de las elecciones generales de Estado está el respetar y hacer respetar la Constitución, sustentada por la mayoría de los ciudadanos, o caer en el peligro de romper España permitiendo decisiones arbitristas, alejadas del principio “nación española”, libre y soberana.

 

Los políticos que gobiernen, hoy más que nunca, en favor del interés general, sirviendo a la ciudadanía española, han de hacerlo con la vista puesta en los principios democráticos, con significación social y moral: de igualdad, solidaridad, libre decisión soberana mediante sufragio o referéndum universal, libertades y derechos colectivos fundamentales, libre mercado, lengua común…

 

Procuremos que lo que importa a los fautores de la política sea, ante todo, España, la nación que somos todos, superando particularismos, privilegios y sectarismos de toda clase: educativos, culturales, lingüísticos, sanitarios, mercantiles, asociativos… Además, la Constitución Española reclama pluralismo político, pero no pluralismo nacionalista: los partidos nacionales se confrontan, pero los territorios, definidos como autonomías con poder administrativo propio, no piden confrontación sino solidaridad, favoreciendo la igualdad de todos los ciudadanos de la Nación Española, porque la soberanía exige unidad, aunque no uniformismo, sino tolerancia en el ejercicio de derechos y deberes ciudadanos.

 

La desafección a la Unidad de España no solo afecta a los separatismos sino también a los menosprecios que contemplan a la Nación como un mero “estado” o simple “país”, o como un territorio plural de “nacionalidades” proclives al secesionismo.

 

Radicalismos y separatismos son los nefandos enemigos de España, pero también rompe la convivencia, y nada favorece el entendimiento para los grandes acuerdos y necesarios pactos de Educación, de Seguridad Social, de Sanidad, de colaboración interterritorial, de proyección europea e internacional…, los marasmos guerra-civilistas de antaño y los rencores de hoy frente al enemigo político tras las elecciones, como los ahora oídos de: “No pasarán”, “Con Rivera no”…

 

Los condicionantes extremistas que perjudican severamente la investidura presidencial para un gobierno estable vienen de promesas políticas para territorios ya privilegiados, o que aspiran a referéndum unilaterales de autodeterminación, rompiendo el pacto constitucional vigente, o prevén la renuncia del Gobierno de la nación, mediante indulto, al cumplimiento de las sentencias firmes del poder judicial, que actúa en defensa del Estado de derecho.

 

No se olvide que España es Una, una gran nación, una nación libre, dentro de las patrias de Europa, que no reniega de su status de Reino, con Lengua común y una Bandera respetada y enaltecida por todos los buenos españoles.

 

*José Luis Suárez Rodríguez es Doctor en Ciencias de la Educación. Analista Político. Asesor. Director de www.masespaña.es

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos