PARADÓJICO PSOE


Al tiempo que, en rueda de prensa, la Vicepresidenta Carmen Calvo afirmaba: “Queremos un gobierno que no dependa de los independentistas”, y la candidata a Presidenta de la Comunidad Foral Navarra, María Chivite, pedía en su discurso de investidura “el rechazo explicito de ETA”, en sus planteamientos de convivencia política en la Comunidad Navarra, se estaba preparando la trama que doblegaba el supuesto constitucionalismo del PSOE como partido de ESTADO.


Porque allí mismo, en el Parlamento Navarro, la representante de EH Bildu, Bakartso Ruiz, advertía a Chivite que su elección y su mandato dependían de las abstenciones de la coalición abertzale, de modo que ellos “tenían la llave para abrir y cerrar puertas” a una legislatura que ahora se inicia con mucho riesgo, expuesto a la arbitrariedad, las amenazas y decisiones del sello pannacionalista vasco, con apoyo explícito y útil de Geroa Bai, de Podemos y de Ezquerra (IU).


Una vez más, un partido constitucionalista, partido de Estado, que lo es definidamente el PSOE, queda a merced de los bandazos, amenazas e intimidaciones de nacionalistas separatistas y populistas radicales. Malamente se puede afirmar que un posible futuro gobierno, apoyado en fundos radicales, inestables y movedizos, pueda sostenerse en sus intenciones de no dependencia de independentistas o no ligazón con populistas radicales, cuando los invita a cenáculos de poder.


Estamos ante la paradoja de un PSOE siempre incoherente y contradictorio. Es un PSOE venido a menos en su definición constitucionalista, que ahora cree en la plurinacionalidad de la Patria España, atentando así, contra su unidad; que pone en entredicho el principio de igualdad entre los españoles, cediendo ante las reclamaciones de las autonomías que reclaman y mantienen privilegios; que plantea la posibilidad de indultos para los golpistas del 1-O en Cataluña, burlando así el principio de legalidad conculcada; que busca como coligados para gobernar a los que comulgan con el “derecho a decidir”, rechazan la soberanía representativa de la Corona de España, mofándose de la Monarquía, y reniegan de los pactos internacionales de Defensa del Territorio Español, mientras aplauden la dictadura de Maduro en Venezuela; que no actúa frente a la desobediencia civil organizada por Torra y su panda, que odian a los españoles de Cataluña y más allá, y predican el no acatamiento de las resoluciones judiciales; que acepta el entendimiento traidor de María Chivite con amigos de los pistoleros que acabaron con la vida de muchos socialistas, dignos y valientes, en el País Vasco; que considera, por boca del zapaterismo y del sanchismo, al terrorista Arnaldo Otegui “un hombre de paz” y al cantamañanas Gabriel Rufián “un hombre de estado”.


Cuando los aliados naturales para un gobierno estable y progresista no son ya los partidos constitucionales, los que hicieron y representan la admirada transicion, sino los nacionalismos separatistas y los populismos radicales, que en otros estados de Europa son considerados agrupaciones prohibidas, no válidas para la gobernabilidad, sucede lo que ha ocurrido en la Autonomía Foral Navarra, no aceptando como opción valida a los partidos de Navarra Suma, sino desbarrando por la izquierda y a favor del anexionismo vasco, y como también quiere el sanchismo que ocurra en la formación del próximo gobierno de España, echándose en brazos de formaciones asamblearias como Podemos, o “cayendo de culo”, y “ahí me las den todas” en un traspiés mortal con los independentistas.


*José Luis Suárez Rodríguez es Doctor en Ciencias de la Educación. Analista Político. Asesor. Autor de “Filosofía y Humor”. Editor de www.masespaña.es

#paradojicopsoe #paradojicopsoemasespaña #masespañaes #pedrosanchez #pedrosanchezmasespaña #paradojicopsoepedrosanchez #investidurafallida

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square